Dr. Mike Khansi
VP, Marketing and Government
Relations.
Will Lajara; MSc.
Senior VP, Food Technology.
Head, Food Innovation Center.

Trabajando para un futuro mejor

 

Asegurándonos de que las dietas de la población contengan cantidad adecuadas de todos los micronutrientes que necesita, no solo mejorara su estado de salud y sus posibilidades de educación. También hará más fácil para dicha población el hecho de salirse de las garras de la pobreza. El 5to Reporte sobre la Situación Nutricional Mundial publicado  por el Comité Permanente de Nutrición de las Naciones Unidas confirmo que “el mejoramiento de la nutrición puede ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. Seis de los ocho objetivos ODM están estrechamente vinculados a la buena nutrición.

De acuerdo al reporte de progreso global publicado en el 2004 por UNICEF y las Iniciativa para los Micronutrientes, las deficiencias de vitaminas y minerales evitan que al menos un tercio de la población mundial logre su potencial físico y mental, y conlleva perdidas masivas de ingresos. El Banco Mundial establece:

“El control de las deficiencias de vitaminas y minerales es uno de los mas extraordinarios avances científicos relacionados con el desarrollo de los últimos años.

[…] A tan bajo costo y en tan corto tiempo”.

Fragmento del discurso del Sr. W. Lajara como delegado de Centroamerica y el Caribe en el  Foro Global de Nutricion Escolar de la GNCF celebrado en la ciudad de Chicago, Estado de Illinois, Julio 2015;

Impulsando soberania alimentaria

a travez de innovacion en raciones escolares.

"...Es nuestra impresión que una nueva estrategia de desarrollo en la República Dominicana avanza sobre dos grandes ejes: primero, induciendo un profundo cambio de mentalidad en el pequeño productor agropecuario, como consecuencia de las visitas sorpresa; segundo, logrando el involucramiento horizontal de la población en la actividad productiva, en la forma de importantes incentivos a las mypimes.

Sociólogos e historiadores consideran que en la raíz del problema dominicano radica entre otros, el hecho de que por siglos la mayoría de nuestros hombres y mujeres del campo han vivido de acuerdo a la que podría denominarse ética de la precariedad: aceptando generación tras generación la vida en privación y escasez como una virtud.

Estudiando el caso de naciones más desarrolladas, se torna fundamental persuadir a nuestros pequeños productores agropecuarios de que la búsqueda del lucro, dentro del marco de lo legal, no es inmoral u objetable. Cuando este mensaje permee y de frutos, por sus consecuencias habrá de ser el más importante legado transformacional de las visitas sorpresa. El campesino produce recursos agroalimentarios renovables y debe hacerlo en cantidades tan significativas como sus expectativas reales de beneficios y mejor calidad de vida.

En ausencia de hidrocarburos y a contrapelo de los modelos de inversión en grandes obras de infraestructura, o de exportación de mano de obra barata donde la competitividad y el salario son inversamente proporcionales, son los agroalimentos la fuente de riqueza natural de naciones como la República Dominicana. Su transformación innovadora en nuevos ingredientes o raciones de mayor valor agregado, asegurará para sus productores nuevos nichos de mercado local e internacional.

Pero nos queda el reto de la demanda. En aquellas economias donde se implementan,  los PAE´s o programas de alimentación escolar son vectores estatales fundamentales de generación de demanda interna. Los suplidores de los PAE´s dominicanos son hoy mypimes en más de un 95%. Estos programas deben estar estructurados de manera tal que los que esten vinculados a la alimentación, sean el mercado natural de esos agroalimentos nacionales; hacerlo asi impulsará la anhelada soberanía alimentaria, incrementará la transferencia de recursos a los sectores rurales, sustituirá importaciones y economizara divisas.

El logro de estas metas es lo que cataliza los esfuerzos que realizamos en torno a los programas de alimentación escolar dominicanos...".